FACEBOOK PERSONAL

SE SUICIDA UN CONCURSANTE DE LA EDICION ESTADOUNIDNSE DE «MasterChef»


La edición estadounidense del concurso «MasterChef» está de luto. Joshua Marks –que quedó segundo en la emisión del año pasado– fue encontrado el pasado viernes con un disparo de bala en la cabeza. El cuerpo sin vida se hallaba en plena calle cuando los servicios de emergencia recibieron la llamada de alerta, y la muerte ha sido calificada como suicidio aunque se están estudiando las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona del suceso.

Marks no obtuvo el premio de «MasterChef» por muy poco. Al joven, de 26 años, sólo le superó la concursante Christine Ha. La abogada de la familia del fallecido, Lisa Butler, ha afirmado que era «una joya con mucho talento para ofrecer a este mundo. Pero, con su estado de ánimo, se dirigió a la calle por un arma de fuego y la consiguió fácilmente».

Los familiares de Marks aluden a la enfermedad de éste, que fue diagnosticada como trastorno bipolar al poco tiempo de salir del concurso. Además, el fallecido sufría de esquizofrenia, una enfermedad que se le había comunicado hace dos semanas. Precisamente por eso, la defensa de Joshua no ha tardado en culpar de la muerte a la falta de instalaciones de tratamiento de salud mental, así como al fácil acceso a las armas de fuego que hay en Estados Unidos. «Es abrumador pensar que con el tratamiento adecuado, intensivo, Joshua aún podría estar con nosotros», declara la abogada.

La página web del concurso envía sus condolencias por el trágico suceso. «Josh Marks era una persona maravillosa con un talento increíble. Nuestros corazones y plegarias acompañan a su familia y amigos», puede leerse.
Agresiones a policías

Joshua Marks ya había sido fichado por la Policía de Estados Unidos.En julio se le acusó de golpear presuntamente a un agente e intentar quitarle su arma. A pesar de los intentos para reducirle con porras y gas pimienta– el concursante del famoso concurso gastronómico logró huir.

Poco tiempo después se le detuvo, y Marks acusó a Gordon Ramsay –el popular cocinero de la edición británica de «Pesadilla en la cocina– de haberle poseido convirtiéndole en Dios. Las pruebas toxicológicas que se le realizaron determinaron que no había consumido ningún tipo de droga.

La madre de Joshua –Paulette Mitchell– ha declarado que no había notada ninguna señal de enfermedad mental en su hijo hasta que terminó el programa. «El tiempo en que estuvo lejos rodando fue muy estresante para él», ha señalado Mitchell.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario